pasajeros del Titanic #2: J. Dawson

Si, si, habéis leído bien, J.Dawson, igual que Jack Dawson de la película de James Cameron. ¿Jack Dawson existió de verdad? Sigue leyendo y descúbrelo… esta es la segunda entrega de esta serie de posts dedicada a algunos de los pasajeros del RSM Titanic, si no habéis leído la primera podéis hacerlo desde aquí.

En la época de finales de los años 90, James Cameron terminaba de retocar el guion de la película Titanic cuando se enteró por casualidad de que una de las personas que murieron en el naufragio firmó con el nombre de J. Dawson. ¿Casualidad? Si.

La compañía White Star Line envío varios buques en busca de cadáveres en el lugar del hundimiento días después de que este se produjera. El dato “curioso” es que la clasificación de los cuerpos se hiciera de la siguiente manera: los pasajeros de primera clase era embalsamados y metidos en cajas de madera en la proa del barco. Los de segunda clase se emvolvian en lona y se dejaban en el centro del barco mientras que los de tercera clase y los tripulantes eran depositados en un cuarto lleno de hielo hasta llegar a tierra para ser embalsamados.

Los cuerpos recuperados recibieron un número hasta que se conociera su identidad. A Dawson se le asignó el número 227. Llevaba consigo un carné del sindicato nacional de marineros y bomberos, lo que demostró que fue parte de la tripulación, pero por la ropa que llevaba puesta se supuso que en el momento del choque no se encontraba de servicio.

Cuando un tripulante se enrolaba en un barco debía proporcionar una serie de datos: nombre, edad, domicilio, nacionalidad y el nombre del ultimo barco dónde había trabajado. En la ficha correspondiente de Dawson aparece el oficio de paleador. Este, era un trabajo muy duro que exigía un ritmo constante a altas temperaturas. El sueldo era muy bajo, de unos 7 dólares al mes (teniendo en cuenta que una suite de primera clase en el Titanic costaba 1.100 dólares). Los paleadores trabajaban 4 horas seguidas al máximo, si no lo hacían eran despedidos. Eran trabajadores temporales que debían llevar consigo un libro de registros para cada viaje. Debían entregarlo a su patrón en cada nuevo viaje. Si al finalizar recibían un sello de “muy bueno” era fácil que consiguieran un nuevo empleo, pero si carecían de él las posibilidades de volver a trabajar era pocas.

En aquella época había dos compañías navieras que competían, la Cunard y la White Star. La White Star no podía competir con la Cunard en velocidad así que optó por hacerlo en lujo y comodidad alojando en sus viajes a toda clase de personas. Dos de ellos, el Olympic y el Titanic costaron unos 4’5 millones de dólares. El alojamiento en tercera clase era bastante cómodo y aceptable. Había camarotes, sala de fumadores, hasta una sala común con un piano, cosas muy inusuales en la época.

 

 

 

Los orígenes de la familia Dawson, después de una exhaustiva investigación delatan que se mudaron a Dublín en busca de oportunidades cuando Joseph tenía 12 años y su hermana Marganet 8. Su padre de dedicaba a la carpintería y vivían en un barrio muy pobre en un espacio de tan solo dos habitaciones, aun así tenían suerte ya que en la misma casa vivían dos familias más en una habitación respectivamente. Tenían cuarto de baño compartido pero no disponían de  cosas tan básicas hoy en día como armarios o calefacción.

En 1909 la madre de Joseph falleció de cáncer de mama y poco tiempo después los dos hijos abandonaron el hogar familiar. Margaret se casó y se fue a vivir cerca de Liverpool. Joseph se fue a Southampton y se unió al cuerpo medico de la armada real.

El 20 de julio de 1911 abandonó el ejercito y se unió al Adriatic como paleador. Allí descubrió aún mas la gran diferencia entre clases. Los oficiales tenían muy mala fama, eran déspotas y humillaban a los trabajadores.

En aquel momento hubo una gran huelga del carbón que afectó a muchos barcos, por lo que muchos trabajadores quedaron parados. Pero la naviera del Titanic estaba decidida a zarpar de todos modos así que transportaron el carbón y los tripulantes de otros barcos ya que en ese momento había personal disponible de sobra.

También se han encontrado pruebas de que Joseph tenía una novia en Southampton (no se sabe con exactitud si estaban casados). En una foto fragmentada que se conserva de él se puede intuir un sombrero de mujer en uno de los extremos de la imagen. Se trata de una chica llamada Nelly Priest, miembro de una gran familia: el matrimonio y seis hijos, uno de ellos, John, tenia la edad de Joseph y fue un fogonero del Titanic que sobrevivió al desastre. Se cree que la pareja se conoció a través de él…

 

Todos los cuerpos recuperados del hundimiento descansan en paz en un cementerio en Halifax, Canadá, el punto costero más cercano al Titanic. Allí se encuentran las tumbas con los respectivos nombres de todos aquellos que fueron identificados (y los que no) y no fueron repatriados. Desde el momento en que se descubrió la tumba con el nombre de Dawson, legiones de fans de la película de Cameron visitan dicha tumba dejando objetos en su recuerdo.

La historia del auténtico J. Dawson no fue nada fácil ni tan romántica como la del personaje de Dicaprio pero lo que si es cierto es que representa un símbolo del trágico acontecimiento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *