Día Internacional de la mujer: ¿Quién fue Christabel Pankhurst?

Hoy, 8 de marzo, día internacional de la mujer, me gustaría compartir un post muy especial dedicado a nosotras, las mujeres.

Desde varios siglos atrás en nuestra historia, las mujeres hemos sabido que no hay tantas diferencias entre hombres y mujeres y nos hemos dado cuenta de que el trabajo de ambos debe ser reconocido de igual forma sea cual sea y donde sea. Porque, si la mujer ayudaba con su trabajo a la economia de cada nación, ¿por que no iba a tener derecho a elegir a sus gobernantes?

Tras hacerse esa pregunta, en el siglo XVIII empezó la lucha por el derecho a voto femenino. El movimiento internacional por el sufragio femenino fue de tipo social, económico y político y fue impulsado por el grupo de mujeres llamadas sufragistas.

 

 

Los objetivos de este movimiento femenino eran cosas tan básicas como la incorporación de la mujer al trabajo, el derecho a voto, mejoras en la educación, capacitación personal o la apertura de nuevos horizontes laborales.

Nueva Zelanda fue el  primer país del mundo en reconocer el derecho a voto para las mujeres en 1893. El país pionero en voto en Europa fue Finlandia, que concedió este derecho en 1906 mientras que en Inglaterra llegaría más tarde, en 1918 para mujeres mayores de 30 años. A las mujeres de Estados Unidos les llegó el turno en 1920, en España en 1933 y diez años más tarde a Francia.

Fueron muchas las mujeres las que lideraron numerosos movimientos a favor de los derechos de la mujer, pero hoy vamos a destacar a una de ellas. Ella es Christabel Pankhurst.

 

Christabel nació el 22 de septiembre de 1880 en Inglaterra. Su madre fue otra famosa y reconocida sufragista inglesa llamada Emmeline Pankhurst, dueña de un pequeño local y su padre, Richard Panhurst fue un abogado socialista radical. El matrimonio tuvo dos hijas más, Sylvia Y Adela.  Desde bien joven, Christabel ayudaba a su madre en su trabajo en el registro de defunciones y nacimientos de la ciudad de Manchester. No eran una familia muy adinerada pero aun así, el matrimonio siempre apoyó a sus hijas a lograr sus objetivos. Emmalie falleció en 1928, provocando un gran impacto en Christabel.

Pero antes de ese triste aconteciminento, en 1905, Christabel interrumpió una reunión del Partido Liberal junto a su gran amiga Annie Kenney portando un pancarta y reclamando el derecho a voto para las mujeres, ambas fueron arrestadas. Este hecho, sin embargo, causó un gran revuelo en los medios por lo que la madre de Christabel, Emmeline, incentivó aún más su lucha por dicha causa, tras el encarcelamiento de su hija.

 

 

En esta imagen de Annie Kenney guiada por los policías que la arrestan vemos una sonrisa en el rostro de la mujer. Esa sonrisa no se debe a la satisfacción por haber causado destrozos en las calles, o por abuchear a los políticos, sino por sentir que por fin es escuchada, por ver que los medios hacen eco de las voces de todas esas mujeres calladas por la mentalidad cerrada de la época.

Christabel se licenció en Derecho en 1906 en la Universidad de Manchester.

Más tarde volvió a ser arrestada en 1907 y 1909. Vivió en París entre 1913 y 1914, año en que volvió a Inglaterra huyendo de la Primera Guerra Mundial donde fue arrestada de nuevo. Fue durante ese arresto cuando la sufragista inició un huelga de hambre siendo obligada por las autoridades a comer por la fuerza, ya fuera por la nariz o por la boca, practica especialmente dolorosa que provocaba gran hinchazón en el rostro.

 

Esta acción fue tan descabellada que Christabel recibió una avalancha de apoyo en toda Europa. Poco después, otras sufragistas encarceladas siguieron su ejemplo e hicieron los mismo que ella. La opinión pública se horrorizó ante tales practicas por parte de las autoridades y fueron 116 los médicos que enviaron su protesta al Primer Ministro.

Al salir de prisión, Christabel escribió un libro y en los años siguientes siguió trabajando por las causa, logrando resultados significativos. En 1921 se trasladó a Estados Unidos, donde murió en 1958 a la edad de 77 años. Eso si, después haber recibido varios reconocimientos en Reino Unido, entre ellos el ser incluida en la Orden del Imperio Británico. Descansa en paz en la ciudad de Santa Mónica, California.

Es gracias a muchas mujeres como Christabel por lo que hoy en día gozamos de muchos privilegios básicos que nunca debieron ser arrebatados y también a todos aquellos hombres que los apoyan. Feliz día internacional de la mujer!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *